Viva Jesús en nuestra Patria
Una reflexión para presentarnos:
Cuando recibimos todo tipo de influencia cristiana a través de los medios de comunicación, nos encontramos con acontecimientos tan semejantes como a los de 700 años A.C, cuando Dios desde una montaña llama a uno llamado Moisés. Este tenía por misión de Dios, guiar a un pueblo; la fuerza de ese llamado, coincidente con la fe creativa de Moisés, más, la humildad de seguir a una voz, que no sabía quien era el que hablaba; la valentía de preguntar ¿quién sos?; entre medio de truenos, ruidos, fuego y relámpagos. Le sumamos a todo esto la voz de alguien invisible, que contesta “ YO SOY EL QUE SOY “. Todo lo demás lo sabemos o imaginamos, cómo habrá sido aquello de las tablas de la ley; diría que para la raza humana ha sido un acontecimiento de tamaña magnitud.
También el relato nos cuenta, que Moisés tenía un ayudante inmediato, este también llamado por Dios, a quién por la orden de la misma voz invisible le dice que él, no puede subir al monte, y si lo hace morirá.
Cuando Moisés estaba arriba del monte, sólo el con Dios, su ayudante llamado Aarón, impaciente porque Moisés tardaba; se reunió con algunos hombres del pueblo, y comenzaron a observar el oro y la plata que traían de Egipto, comenzaron a trabajar con el oro hasta lograr la escultura de un becerro. Se concentraron tanto, en lo que estaban haciendo, que comenzaron a soñar con todo lo que podrían hacer, y cuánto podían lograr con estos preciosos metales. Olvidando que su líder político Moisés, estaba en la montaña viéndoselas con Dios.
De lo que hoy se promueve en cuanto a la fe cristiana: se puede decir que se desglosan exactamente dos tendencias semejantes a aquellas que las podríamos llamar así: “ LOS DEL MONTE Y LOS DEL ORO.” Asentimos que allá eran otros tiempos, y quedaba mucho por delante para poderse disarcir de confusiones, que como consecuencia los llevarían al error.
Es nuestra preocupación que hoy ya no teniendo por delante todo ese tiempo, y aunque nuestros fundamentos cristianos y proféticos, los vemos en el basamento del antiguo testamento, creemos que es hora de dejar de cruzar el mar, para prepararnos para la venida de Jesús como REY Y SEÑOR.
No podemos seguir preparándonos, para lo que ya pasó; no podemos ponernos a soñar con becerros, ni con energías u otras cosas más que dan vueltas alrededor de nuestro cristianismo.

 

Perspectiva:
Con qué perspectiva miramos su regreso que por El está prometido. Algunos se preparan para ser expectantes, otros tienen miedo porque no entienden cómo será, teniendo en cuenta que hablamos de los que esperan, y creen, que ese día llegará. Observando todas las enseñanzas de Jesús cuidadosamente, te sacará de la postura de expectante, para ubicarte en un lugar de participante. Cuando logres sentirte participante de ese día, se acabarán los miedos, y las dudas con que algunos se han propuesto preocuparnos.
Para dar un ejemplo podríamos pensar en los días anteriores a su primer venida a este mundo.
El primer y gran movimiento fue en el cielo, cuando uno de la trinidad tuvo que salir de las mansiones eternas y entrar en las dimensiones terrenas.
Antes que esto suceda, en la tierra también comienzan a moverse cosas y personas: Un sacerdote que se llamaba Zacarías que a la vez era padre de quién anunciaría a Jesús, Juan el Bautista, este fue llevado años al desierto a prepararse para la anunciación, treinta años antes del ministerio de Jesús se percibía en la tierra este movimiento. El padre de Juan quedó mudo por un tiempo a causa de la visita de un ángel al cual no le creyó.
Elizabeth, siendo estéril, sufre la transformación de la fertilidad para dar a luz al que sería el profeta Juan el Bautista.
María: ejemplo de humildad y fe, asume un embarazo, discutido por la sociedad, por su novio y su familia. En esta adversidad, María se va al campo a la casa de su prima Elizabeth donde el Espíritu Santo hace una armonía de entendimientos entre ellas dos, que con esa fe sencilla de los humildes, fe que es mas fuerte que un quebracho, pudieron sostenerse hasta la hora de los dos ministerios, el de Jesús y el de Juan. Además un viaje repentino a Egipto que los sacó del escenario del pesebre a José, a María y a Jesús niñito. También hubo movimientos de ángeles, de estrellas. También como participante de esta venida vemos a un hombre llamado José que obedecería al papel de protección que necesitaba María y el niño. Movimientos en el cielo y movimientos en la tierra de las personas que iban a ser participantes de su llegada.
Jesús no llegó en un paracaídas ni cuando vuelva llegará en un paracaídas.
Los movimientos del cielo que se juntan con los de la tierra, son muy organizados y ordenados, hay una cantidad de cosas que deben estar operando en la tierra ya de antemano. No sabemos cuanto tiempo antes se deben mover cosas en la tierra para el plan de su venida.
Nos parece fácil la historia y los sucesos de su primer venida. Pero si estas personas no hubiesen sido libres de espíritu y sencillos de corazón, Dios no les hubiese dado tales tareas. Personas que no soñaban con escenarios luminosos para cuando El llegara, personas que se fortalecían en el Espíritu de Dios para cuanta oposición se levantara en la tierra. Sabían cómo hacer comprendiendo las estrategias de Dios.

 

Preparándonos para ser participantes:
Aptos de corazón y de espíritu,  con fe de niños para encabezar lo que nos puedan asignar, preparados espiritualmente en la máxima humildad para poder ser usados, ( no estoy diciendo para predicar), estoy diciendo usados en los movimientos de la tierra que tienen que ver con su venida.
Hay un tema que como tradicionalistas y jinetes nos interesa; es el de los caballos. Por ejemplo, dice la biblia que hay caballos y jinetes, que los hay en el cielo y los hay en la tierra. Joel 2:4,  Apocalipsis 19:19 y 19:14.
El viene en un caballo blanco acompañado de caballos y jinetes; ¡Hay caballos en el cielo, hay caballos en la tierra, hay jinetes en el cielo, hay jinetes en la tierra!
Los acontecimientos antes de su venida, son producidos por caballos de distintos pelos, donde cada uno de ellos va trazando los distintos tiempos en el cumplir apocalíptico.
Los caballos son:
Amarillo, Bermejo, Negro,
Apocalipsis 19:14 Caballos Blancos.
Joel 2:4
Zacarías 6:2
Primer caballo como caballo bermejo.
Segundo caballo como negro.
Tercer caballo como blanco.
Cuarto caballo como overo rucio rodado.
Apocalipsis 6:1: Blanco
                            Bermejo
                            Negro
                           Amarillo

Apocalipsis 9:16: De los de a caballo 200 millones.
Habacuc 1:8
¿ Te imaginás qué será estar montado en tu caballo, cuando lleguen los 200 millones de caballos y jinetes, y tu caballo levante la cabeza y sus orejitas más que nunca, y se mande unos relinchos de bienvenida a semejante tropilla?
El y su creación perfecta una sola cosa son. No solamente tomaremos parte los humanos sino todo lo creado por El.
¿ Te imaginás cuando ese inmenso ángel ponga un pie en tierra y otro en mar diciéndole a los dos; que el tiempo ya no será más y se produzca naturalmente un paro general de actividades en todo el universo, porque está llegando el Rey de Reyes?
¿ Podés imaginar la instauración de un reino donde puedan asignarte un cargo en un mundo de paz y justicia?
Jesús hará su elección prolijamente para cada cosa que organice en su reino. Para nosotros tiempo futuro, para El ya está hecho. ¡Qué gloria será!
Vamos a entrar cuidadosamente y analíticamente a sus mensajes en la preparación que ya nos dejó para ese día.
Primero de todo, vamos a estar donde El esté;
“Voy pues a preparar lugar para vosotros para que donde yo estoy vosotros también estéis.”
¿ Podés imaginar cuando Jesús llame a todas las aves del cielo, para que se coman las carnes de los hombres que se han enseñoreado en la tierra y han hecho sufrir pasando hambre y necesidad a sus hermanos terrenos? Por supuesto esto no está determinado por ideas políticas, esta decisión, es porque han hecho sufrir a mis pequeños dice Jesús. “El que hace algo a uno de mis pequeños a mí me lo hace”, y podríamos seguir hablando de ese día, según dicen los profetas, y los libros de las revelaciones como Daniel, Apocalipsis y otros. Considerando que el centro y corazón del tema, lo fue dando Jesús a través de sus enseñanzas, en su paso por la tierra.
 Antes de comenzar con nuestro propósito de observarlo a Jesús deliberadamente y exhaustivamente nos detendremos a dar una explicación por ser el nuestro un movimiento profético. Preparándonos para discernir cuándo un profeta es falso, verdadero, o si nosotros tenemos ideas preconcebidas que no nos dejan entrar en esta verdad de todos los tiempos.

Subir

Correo postal: Calle 508 bis Nº 3243 C.P. 1900 La Plata, Buenos Aires, Argentina.
© 2009 agrupremanente. All right reserved
web design by Uno y Medio